¿Sabes qué cantidad es la adecuada según el tipo de cósmetico que utilizas?

¿Sabes qué cantidad es la adecuada según el tipo de cósmetico que utilizas?
¿Sabes qué cantidad es la adecuada según el tipo de cósmetico que utilizas?

Los cosméticos son unas sustancias que se utilizan para preparar la piel. Tienen múltiples funciones, como por ejemplo perfumarla, alisarla, rellenarla, quitar el acné, etc. Son muchas las funciones que existen hoy día de un cosmético en concreto.

Los productos que solemos comprar en centros de estética, perfumerías o supermercados suelen ser químicos, aunque es verdad que se están poniendo muy de moda los cosméticos con preparados naturales, como plantas, esencias y otros elementos de la naturaleza.

Historia en la elaboracion de cosméticos

Antes de empezar a meternos de lleno en el núcleo del tema, queremos exponer brevemente la historia de los cosméticos y cómo llegan a nuestros días. Si algo es cierto es que los cosméticos no son de la época moderna ni los hemos hecho hace un par de siglos, sino que la existencia de los cosméticos se remonta a mucho tiempo atrás.

Los maquillajes y los cosméticos siempre han jugado un papel muy importante en la vida de las mujeres, sobre todo, en la antigüedad para afianzar y resaltar sus cualidades físicas más importantes. Pensemos, por ejemplo, en el antiguo Egipto donde buscaban resaltar los ojos con esas formas tan delineadas que alargaban tanto el párpado.

En cuanto a los cosméticos y las cremas no pensemos que son actuales, sino que ya los egipcios descubrieron propiedades curativas en los aceites y ungüentos extraídos de las plantas.

En Roma, las mujeres no se consideraban hermosas si no iban maquilladas. Sólo las mujeres con mucho poder adquisitivo tenían acceso a los maquillajes y cosméticos.

En la edad media, la iglesia resaltó la idea de que los maquillajes sólo eran usados por payasos así como por prostitutas, por lo que fueron desapareciendo paulatinamente. No obstante, durante los siglos XVIII y XIX, las industrias químicas comenzaron de nuevo a procesar y elaborar nuevos cosméticos empezando de nuevo a difundirlos en el mercado.

Sin embargo, es a principios del siglo XX cuando la industria empieza ya a introducir una gama más amplia de productos como coloretes, sombras de ojos, iluminadores, etc. Se trata de productos más específicos para el maquillador, surgiendo  nuevos movimientos, así como nuevos estilos y modas.

¿Cómo se elabora un cosmético?

Si te lo has preguntado alguna vez, no es tarea fácil. En primer lugar debe hacerse una investigación acerca de cómo el producto incidiría en la piel de la persona a nivel de alergias o intolerancias. Por ello, a lo largo de la historia se han utilizado a animales para estas pruebas, convirtiéndose en la actualidad en una práctica prohibida en muchos países del mundo.

En primer lugar, se realiza una gran investigación acerca de los nuevos productos, haciéndose estudios posteriormente para ver cómo va a comportarse ese producto en determinados tipos de pieles. En los resultados se observará si produce algún tipo de alergia, si los resultados se dan en mucho tiempo o en poco, si la textura es más o menos acuosa, etc.

Finalmente, se adapta la fórmula y se cercioran de que el producto cumple con las previsiones legales y reglamentarias establecidas.

¿Cuáles son los principales ingredientes de los cosméticos que utilizamos?

¿Cuáles son los principales ingredientes de los cosméticos que utilizamos?

Para elaborar un cosmético se utilizan diversas sustancias que no imaginaríamos. Por ejemplo, para los pintalabios se suele utilizar algún tipo de aceite, por lo que tienen a veces ese efecto resbaladizo.

Para las líneas negras de los ojos se suele utilizar alquitrán o carbón para conseguir ese color ennegrecido. Hay que tener cuidado porque muchas veces estos colores han traído grandes problemas al ojo sensible. Por tanto, previamente han tenido que pasar unas pruebas previas.

Veamos ahora los ingredientes más comunes para elaborar los cosméticos:

En general incluyen agua, alcohol, emulsionantes, espesantes, fragancias y algunos más.

Los productos más comunes que se utilizan para los cosméticos son los siguientes:

  • Agua
    El agua actúa para disolver y diluir el resto de ingredientes más espesantes. Es muy común en todos los cosméticos, como los acondicionadores, serúm, champús o cualquier otro.
  • Emulsionantes
    Se trata de un ingrediente de unión. El agua y el aceite como sabemos son incompatibles y no pueden unirse. Los emulsionantes consiguen este efecto cambiando la textura superficial del agua y del aceite para que se quede un todo homogéneo y uniforme.
  • Conservantes
    Los conservantes en los cosméticos se utilizan para alargar la vida del producto, al igual que en los alimentos.
  • Espesantes
    Los espesantes sirven para que la apariencia de los cosméticos sea más densa y menos líquida. Normalmente vienen de la naturaleza y son ingredientes que absorben el agua.
  • Emolientes
    Algunos de los emolientes, cuya función es la de suavizar, son la cera de abeja y los aceites de oliva y de coco como los más conocidos.
  • Pigmentos
    No es otra cosa que los famosos colores y toda la gama de los mismos que encontramos al querer maquillarnos. Pueden darse con productos orgánicos o inorgánicos. Por ejemplo, el carmín es uno de los pigmentos más famosos, lo segrega la cochinilla y su producción supone la muerte de millones de ellas.

¿Qué cantidad de producto aplicar según cada cosmético?

Seguro que de todos los productos que tienes en casa no sabes cuál es su utilidad o bien en qué  cantidad hay que aplicarlo. La verdad es que no por más cantidad que pongas el efecto va a ser mejor, lo mejor es aplicar la cantidad exacta de producto para no gastar de manera insuficiente, ya que la verdad el mercado no está para eso.

Veamos a continuación qué cantidad de producto debes aplicar según el tipo de cosmético que vayas a utilizar:

Saber qué tipo de producto tienes que utilizar no es tarea fácil. Por ello, te proponemos en este artículo una guía de los productos más utilizados y la cantidad recomendada.

  • Aceite
    El aceite se utiliza mucho en la cosmética por todos sus beneficios. Sobre todo, para pieles secas, en concreto para el pelo, pues hace que te luzca muy sano y brillante. La cantidad que tienes que utilizar de este producto para tu pelo suelen ser de 3 granos de arroz.
  • Contorno de ojos
    El contorno de ojos es la zona que más rápida envejece de nuestro rostro. Hay que cuidarlo primordialmente y darle preferencia al resto. Recuerda que las ojeras que salen o las bolsas siempre son en la misma zona. Por ello, es recomendable que después de tu crema de noche te apliques a conciencia un buen contorno de ojos que te tonifique la zona y te la hidrate en profundidad. Para ello, la cantidad recomendable sería una pipa de girasol y debes aplicártelo con pequeños toques ligeros en la zona.
  • Sérum
    El sérum es un producto con una concentración máxima de principios activos y que se suele aplicar de una a dos veces al día, aunque preferentemente por la noche. Su textura es muy ligera y nada empalagosa. Se utiliza para todo tipo de pieles, por lo que la cantidad tiene que ser la de un guisante. Puedes aplicártelo también en cara, cuello y escote. Te hará el mismo efecto que si utilizas más cantidad.
  • BB Cream
    Estas cremas puedes utilizarlas como si fueran maquillajes. Se trata de un producto muy popular que te hidrata y además te da color a la piel. Es verdad que si las has usado puede ser que no hayas hecho un uso muy adecuado porque al ser un maquillaje te has puesto demasiado producto. Debes saber aplicártelo con cabeza. Ponlo en el dorso de tu mano y ve cogiendo poco a  poco el producto con la yema de tu dedo hasta que todo tu rostro sea  de un color homogéneo. Empieza por la zona de la frente,  nariz, pómulos y extiéndelo finalmente a todo el rostro. Te sorprenderá la efectividad de este producto si lo haces de esta manera.
  • Hidratante
    Si sueles usar hidratante (cosa que deberías hacerlo), lo ideal es que escojas siempre la más adecuada, pues cada tipo de piel es distinto y requiere unas necesidades u otras según el tipo de piel. Lo mejor es coger el tamaño de una avellana o almendra y que la apliques con un toque ligero hasta su total absorción.
  • Champú
    Es importante  conocer la cantidad que debes aplicarte a la hora de la ducha, pues en ocasiones aplicarte una gran cantidad de champú no genera el efecto deseado, sino al contrario, llegándolo a engrasar. La cantidad de champú que se recomienda es el equivalente a una nuez. Lo ideal es aplicártelo y darte un buen masaje para que sus efectos se den en todo el cabello.
  • Maquillaje
    En cuanto a la cantidad de maquillaje que tienes que usar, piensa que no por ponerte demasiado te va a cubrir más, sino al contrario. Debes elegirlo bien y en el caso de que sea fluido ponte sólo unas pequeñas motitas en la esponja y espárcetelo por partes. Si es compacto, entonces con la ayuda de la esponja haz lo mismo pero de manera que quede homogéneo. Recuerda que por más que te apliques no quedará mejor, sino que puede producirte un efecto máscara y diferenciarse mucho de la tonalidad de tu cuello. Por ello elige uno que se apropie a tu tipo de piel y te cubra imperfecciones.

TODO EN SU JUSTA MEDIDA, INCLUSO EL MAQUILLAJE

TODO EN SU JUSTA MEDIDA, INCLUSO EL MAQUILLAJE

Muchas de nosotras tenemos gran cantidad de productos de belleza  en nuestro tocador aunque en muchas ocasiones no sabemos ni para lo que sirve ni la cantidad de estos que tenemos que utilizar. Por ello se recomienda un mínimo de estos productos para no contrastar sus efectos.

En los últimos años se han introducido sustancias en los productos de belleza que juntos son ideales para combatir el envejecimiento siempre que se sepan cómo y cuándo aplicarlos. Hablamos por ejemplo de los productos con vitamina C, que combaten los radicales libres y protegen las manchas producidas por el sol, así como protectores solares o foto protectores indispensables hoy en día para tratar las arrugar y las manchas de sol.

Hoy en día, la mejor forma de contrarrestar los efectos del envejecimiento no es otra que poniéndote protector solar diariamente. Deberíamos aplicar una pequeña cantidad que sea necesaria cada mañana antes de salir de casa aunque sea en invierno y así prevenir los signos del envejecimiento, así como las manchas. También es importante incorporar el protector a tu maquillaje diario.

Qué dicen los dermatólogos

Qué dicen los dermatólogos

Según algunos dermatólogos, la suma de los productos no produce más efectos, sino todo lo contrario. Los cosméticos tienen un poder de penetración en la piel limitado y si sobrepasa ese límite la piel no lo va a absorber. Si fueran capaces no serían cosméticos, sino serían medicamentos en toda regla.

Como hemos hablado anteriormente, muchos de los principios activos que llevan los cosméticos son agua, aceite etc. Por tanto, llega un límite que la piel no puede absorberlos más.

Productos incompatibles

Además hay productos que son incompatibles entre sí, por lo que no es recomendable ponérselos en la misma sesión. Algunos ejemplos serían el retinol y los hidroxiácidos, como los ácidos glicólico o salicílico, cuya mezcla hace la piel más vulnerable a los rayos UV.

Si los quieres utilizar puedes alternar los días para no colapsar la piel y que dé lugar a reacciones alérgicas o a intolerancias.

El problema en aplicar gran cantidad de producto es que pueden salirte erupciones, acné, rojeces, sobre todo, entre los 25 a los 30 años que tu piel no se siente muy preparada. Por ello, a estos pacientes se recomienda elegir siempre lo necesario para su piel y no sobresaturar algunas zonas del cuerpo como el rostro que luego se vuelven mucho más grasas.

Además,  también se recomienda elegir productos oil free o libres de aceites que mejoran el tono de la piel y no te la dejan grasa.