El maquillaje adecuado para los días de intenso calor

El maquillaje adecuado para los días de intenso calor
El maquillaje adecuado para los días de intenso calor

Las épocas del año en las cuales las temperaturas y las condiciones climatológicas rozan sus valores máximos o mínimos, nos condicionan enormemente para cualquier actividad que nos planteemos realizar.

Es más que probable que un día de intenso calor no nos apetezca salir a dar un paseo a las 4 de la tarde, o en los días de mucho frío no aparezca ni un ápice de ganas de salir a hacer deporte. Aunque en muchas ocasiones no nos queda otra que realizar algunas actividades debido a ciertas exigencias.

El caso del maquillaje no va a ser distinto, ya que en algunas ocasiones podremos decidir si queremos maquillarnos o no, pero en otras no va a quedar más remedio que hacerlo, especialmente si hablamos de algunos ámbitos laborales.

La época estival se caracteriza, como es lógico, por días de fuerte e intenso calor, algo que lleva asociado ciertos aspectos como son la sensación de agobio, o la mayor facilidad para sudar, aunque sea levemente.

Ante estos aspectos, deberemos adaptar nuestro maquillaje a estas condiciones, y seguir una serie de pequeños consejos que harán que el maquillaje permanezca intacto durante más tiempo, y nos ayudará a que este sea mucho más llevadero y menos agobiante.

¿Por qué maquillarse en verano, y qué problemas pueden aparecer?

 ¿Por qué maquillarse en verano, y qué problemas pueden aparecer?

Muchas mujeres deciden dejar de maquillarse durante la época veraniega por una cuestión de comodidad, o bien optan por realizar un maquillaje mucho más ligero y sencillo acorde con el clima imperante, siguiendo las líneas que marca el maquillaje típico de verano. Pero para otras no existe esa opción, ya que en determinados ámbitos laborales la apariencia y el estilo deben permanecer invariables a lo largo del año.

El hecho de no seguir unas mínimas pautas llevará a que, transcurridas unas pocas horas, el maquillaje aplicado empiece a ofrecer sensaciones de tirantez, taponamiento de la piel e irritación; además de terminar por degradarse, desapareciendo esa imagen que se había obtenido justo al final del trabajo de maquillado debido a la sudoración y a los pequeños roces producidos en la cara.

 Primer punto: empezar a trabajar sobre una piel limpia

Primer punto: empezar a trabajar sobre una piel limpia

 

El verano es la época más propicia en la cual la piel genera mayor cantidad de grasa, algo que ocurre incluso en aquellas pieles que en condiciones normales no generan grandes cantidades de este elemento. Por ello, lo primero, principal y fundamental es comenzar con buen pie el trabajo de maquillado, aplicando los productos sobre una piel limpia.

Las zonas más críticas en este sentido van a ser la frente, la nariz y la barbilla; y el uso de tónico limpiador va a resultar necesario en estas regiones de la cara. Además de servir para eliminar la grasa producida por la piel, el tónico o cualquier otro producto que utilicemos para limpiar el rostro eliminará también los restos de maquillaje que hubieran podido quedar del día anterior.

 Segundo punto: elegir la base de maquillaje adecuada

Segundo punto: elegir la base de maquillaje adecuada

 

Una vez preparada y limpiada la piel, es el turno se escoger la base de maquillaje adecuada para un día de elevadas temperaturas. Aquellas bases más idóneas serán las que en su composición no cuenten con aceites. El problema de este tipo de bases es que con el calor pueden llegar a ofrecer un aspecto grasiento debido a las características de los componentes que las forman.

Esto es algo que puede ocurrir en cualquier tipo de piel, tanto en las secas, en las mixtas, como en las grasas; con el añadido de que en estas últimas el problema se acentúa mucho más. Otro factor que hace que se descarte a estas bases es que resultan mucho más pesadas para la piel, generando una sensación de agobio mucho mayor que otras fórmulas.

Si el hecho de contener aceites hace que descartemos una base porque puede llegar a generar brillos indeseables, escoger una base con acabado brillante es otro de los errores que no se deben cometer en la época estival. Las bases mate son las que se recomiendan, ya que además de por el acabado ofrecido, permiten disimular mucho mejor los poros de la piel. No olvidemos que nos encontramos en verano, donde las elevadas temperaturas hacen que los poros se abran y resulten mucho más visibles.

Por último, no se debe descuidar el tono escogido. El sol en esta época del año tiende a enrojecer la piel muy fácilmente, especialmente en personas no acostumbradas todavía a tomar el sol, por lo que no se deben escoger tonos rojizos o rosados, debiendo decantarse por aquellos que queden englobados dentro de los marrones o beige.

Tercer punto: fijar la base de maquillaje

Tercer punto: fijar la base de maquillaje 

La durabilidad del maquillaje es uno de los problemas que se presentan durante el verano, por ello debemos preocuparnos de que esta sea lo mayor posible. Existen en el mercado bases de maquillaje ideadas para durar un número elevado de horas bajo condiciones climáticas adversas como son la lluvia o el intenso calor.

Un pequeño truco para conseguir aumentar la durabilidad de aquellas bases de maquillaje en polvo “convencional”, es el de aplicar sobre ella una capa de polvos translúcidos, o de polvos bronceadores si deseamos modificar levemente el tono de piel. Este sencillo paso ayudará a que la base de maquillaje permanezca intacta durante un tiempo mucho mayor.

Cuarto punto: seguir la misma dinámica en los ojos y labios

 Cuarto punto: seguir la misma dinámica en los ojos y labios

Queda claro que la piel de nuestro rostro es el elemento que más cantidad de producto va a requerir, la zona que más visible va a ser, y también la zona más propensa a sudar; pero no por ello se debe descuidar otras zonas del rostro como son los ojos o los labios.

Los ojos son un punto donde es fácil que el maquillaje aplicado sufra variaciones debido a rozaduras o a la acción del sudor o de las lágrimas, por ello va a resultar muy importante saber escoger los productos adecuados.

A la hora de escoger una máscara de pestañas en un caluroso y seco día de verano, se deberá optar por una de tipo waterproof con el objetivo de que sea capaz de resistir cualquier contacto con el sudor o a la combinación de este con el roce la mano. Los ojos son una zona en la que en numerosas ocasiones nos rascamos involuntariamente antes de pensar que hay maquillaje aplicado.

Cuando se deba aplicar la sombra de ojos, será mejor optar por utilizar un solo tono, evitando juegos de color muy complicados o trabajados. Cuanto más sencilla sea la composición, más sencillo será su mantenimiento, mayor su durabilidad, y con mayor facilidad se podrá retocar en caso de resultar necesario.

Y como no podría ser de otra forma, el delineador escogido para marcar la raya del ojo también deberá resistir los embistes de las rozaduras, la humedad y el sudor. Los delineadores líquidos o en gel serán los que mejor características ofrezcan en este sentido.

En el turno de los labios, los productos pintalabios resistentes al agua y rozaduras contarán con la ventaja de permanecer intactos durante mucho más tiempo. El verano es una época en la cual se bebe mucho más a menudo, rozando los labios con vasos y botellas.

Otra opción mucho más sencilla y ligera es aplicar simplemente brillo labial, aunque su duración no sea tan prolongada. En cualquier caso, se trata de un producto muy fácil de retocar en caso de necesidad.

Quinto paso: el acabado final

 Quinto paso: el acabado final

Una vez aplicados los principales productos sobre el rostro, es el turno de utilizar, si procede, algunos cosméticos adicionales. Es el caso, por ejemplo, de los coloretes, en los cuales se deberá evitar cualquier composición en crema, y optar por los productos de polvo compacto.

El motivo de ello es, como en los casos anteriores, evitar brillos indeseados y productos que puedan ofrecer una peor imagen en caso de que ocurra cualquier tipo de problema.

Algunos pequeños trucos y consejos más para el maquillaje en días de intenso calor

Una vez que ya conocemos que productos escoger a la hora de aplicar maquillaje en esos días abrasadores de verano, es el momento de aprender algunos pequeños trucos y consejos que ayudarán a que este se aplique con mayor facilidad, y a que además se aumente su durabilidad.

El agua termal, la gran aliada contra las elevadas temperaturas

 El agua termal, la gran aliada contra las elevadas temperaturas

El agua termal es un producto cosmético, el cual se trata de agua de lluvia que ha recorrido una distancia considerable entre las rocas del subsuelo, para aflorar en forma de manantial enriquecida con numerosos minerales. Esta agua se presenta en un formato de espray, muy similar al de los desodorantes, de manera que al ser aplicada adquiere la textura de una finísima bruma formada por miles de gotas microscópicas.

¿Qué funciones puede cumplir este producto en un día de calor? La primera, la de refrescar la piel evitando que sude y otorgándole un aspecto hidratado y saludable; y la segunda, la de fijar el maquillaje aplicado haciéndolo más resistente a las rozaduras y a la acción del sudor. El agua termal permite matar dos pájaros de un tiro, por lo que debe ser un fijo en el neceser durante la época estival.

Contra el calor: hielo

 Contra el calor: hielo

El hielo, además de servirnos para refrescar las bebidas en una calurosa tarde de agosto, puede ser un gran aliado dentro del proceso de maquillado.

Una vez el rostro ha sido limpiado para proceder a aplicar la base de maquillaje, antes de aplicar esta resulta de gran utilidad frotar un cubito de hielo por la piel. Con esto, se conseguirá que la base de maquillaje quede fijada mucho mejor, resistiendo por más tiempo.

En el caso de que se posea una piel muy sensible, se puede envolver el cubito de hielo en un fino trapo o pañuelo para evitar el enrojecimiento.

El momento en el que se suda

 El momento en el que se suda

Con toda probabilidad, en algún momento del día aparecerá el tan temido sudor. Saber tratarlo en el momento en el cual ha aparecido va a ser fundamental si queremos que el maquillaje aplicado permanezca lo más intacto posible.

En este punto se deberá evitar bajo cualquier circunstancia pasar la mano sobre el rostro, ya que conseguiremos quitar el sudor, pero probablemente también nos llevemos detrás parte del maquillaje y, lo que es peor, el que haya quedado en el rostro habrá formado manchas y borrones.

Lo adecuado es utilizar un pañuelo suave, dando pequeños y suaves golpecitos sobre aquellos puntos en los cuales notemos que estamos sudando. Con esto, eliminaremos los brillos y permitiremos que el maquillaje permanezca en su sitio.

Recordemos que, en casos muy problemáticos o recurrentes, podemos hacer uso del agua termal explicado anteriormente.

A la hora de aplicar la sombra de ojos

 Truco día de calor - A la hora de aplicar la sombra de ojos

En días de calor, una de las mejores opciones a la hora de aplicar la sombra de ojos es hacerlo utilizando un pequeño pincel. Gracias a esto, se consigue que el poro quede más cerrado. Otro pequeño truco es, en el caso de que se utilice una sombra en polvo mineral, humedecer ligeramente este pincel.

¿Qué llevar en el neceser?

 Truco día de calor - ¿Qué llevar en el neceser?

Nunca está de más llevar encima unos cuantos productos cosméticos que nos podrán sacar de cualquier apuro en unos pocos minutos. Entre estos productos se debe incluir una paleta de colores correctores en polvo compacto, para corregir las pequeñas imperfecciones o borrones que se puedan producir a lo largo de la jornada.

Los polvos compactos, producto que nos permitirá corregir la aparición de brillos indeseados en puntos del rostro en cualquier momento, y con una rápida aplicación.

El agua termal, a la cual ya hemos hecho referencia en varias ocasiones anteriormente.

Y el brillo labial en el caso que hayamos decidido prescindir del pintalabios y utilizar este sencillo, pero efectivo cosmético.

No olvidar nunca proteger nuestra piel del sol

 Truco día de calor - No olvidar nunca proteger nuestra piel del sol

El uso de protector solar debe ser una constante durante cada día del verano, y esto es algo aplicable para todo el mundo. El hecho de llevar maquillaje no va a eximir a nadie de esta “casi obligación”. Proteger a nuestra piel del sol debe ser la prioridad número 1 en todo momento, ya que ¿de qué nos servirá adornarla con maquillaje, si no cuidamos su estado de salud?

En el mercado existen productos protectores específicos para ser usados en el rostro antes del maquillado, no dejando restos o sensación alguna de llevar la crema puesta, y permitiendo que el maquillaje se aplique de forma correcta.