Caracterización profesional. ¿Qué es y qué elementos se utilizan?

Caracterización profesional. ¿Qué es y qué elementos se utilizan?
Caracterización profesional. ¿Qué es y qué elementos se utilizan?

Seguro que más de una vez nos ha sorprendido la increíble transformación a la que se ha sometido un actor o actriz de cine en una determinada película, de forma que adoptaba la apariencia de un ser inexistente en el mundo real con un grado de detalle que se acercaba a la perfección.

De hecho, este tipo de transformaciones son uno de los aspectos más valorados dentro del mundo del cine y que otorgan a cualquier película un punto añadido de calidad. Pero no solo en el mundo del cine podemos observar este tipo de transformaciones. La televisión, el teatro, algunos ámbitos festivos, e incluso el mundo de la publicidad son otros de los campos donde se recurre habitualmente a realizar este tipo de transformaciones tan impresionantes.

Bien es cierto que actualmente el retoque y editado digital de los videos y las imágenes permite realizar trabajos impensables hace un par de décadas, especialmente en el cine y, sobre todo, en producciones de elevado presupuesto; pero la labor manual a la hora de conferir una determinada imagen a una persona sigue siendo el elemento principal en la mayoría de ámbitos restantes.

¿Qué es la caracterización profesional?

¿Que necesito para una caracterización profesional?

Para hacernos una idea rápida y simple: casi con total seguridad que cualquier persona que esté leyendo estas líneas se ha disfrazado alguna vez en su vida por el motivo que sea, intentando imitar la apariencia de cualquier ser, personaje u objeto (como un zombi, Superman, Catwoman...) y lo habrá conseguido con mayor o menor éxito.

La caracterización profesional se encarga de realizar esto mismo, pero de manera que el resultado obtenido es el que se busca realmente (o tiene un grado de aproximación muy elevado), y no, como en el caso anterior, acabar siendo "algo parecido a..." como ocurre en muchos casos con los disfraces que se pueden ver en cualquier noche de Halloween o en las cabalgatas de los carnavales.

Por lo general, este tipo de trabajos estarán encaminados hacia otros ámbitos laborales, especialmente aquellos relacionados con las artes escénicas y el mundo de los audiovisuales, pero también es posible encontrar otras situaciones en las cuales se requiera realizar esta labor.

Evidentemente, el proceso de caracterizado es llevado a cabo por una persona con los conocimientos y habilidades necesarias, de forma que su trabajo va a resultar ser de una calidad muchísimo mayor que la de cualquier intento que hagamos por nuestra propia cuenta.

Además, la caracterización profesional no solo consiste en copiar la imagen de un personaje ya creado, sino que también se encarga de crear nuevas figuras a partir de una descripción, boceto o, simplemente, por inventiva propia. También se encargará de realizar las modificaciones necesarias en cada personaje para que este pueda apartarse a las exigencias de la trama o guion cuando se trate del rodaje de una película, corto, serie o anuncio, o de una representación teatral. Dentro de este punto se puede encontrar, por ejemplo, la realización de una herida, quemadura o golpe; el envejecimiento o rejuvenecimiento, simular que se padece una determinada enfermedad... en definitiva cualquier situación que nos podamos imaginar y que deba ser representada en aquello que se esté realizando.

Así que, a modo de conclusión, podemos decir que la caracterización profesional consiste en convertir a alguien en otro personaje o ser, siempre hablando desde el punto de vista visual. La segunda parte de la caracterización correría a cuenta de la persona que ha recibido este tratamiento y que dependiendo del contexto en el que se encuentre deberá interpretar su papel de la manera más fiel posible.

¿Qué elementos se emplean para conseguir una caracterización profesional?

Como bien podemos suponer, para lograr obtener el resultado y el efecto deseado se van a tener que utilizar determinados productos y elementos en función del trabajo a realizar, entre los que se incluyen el maquillaje, pinturas, lentillas, vestuario, implantes en diferentes zonas del cuerpo, prótesis, elementos accesorios e, incluso, sesiones de peluquería.

El maquillaje

Para la caracterización profesional necesitas maquillaje

Uno de los elementos principales en cualquier caracterización va a ser el maquillaje, ya que será el encargado de que nuestra piel adopte el tono requerido por el papel que vayamos a interpretar. Gracias a este elemento nuestra piel bien podrá asemejarse a la de los trabajadores del campo con sus tonos oscuros y pardos, o a la de un vampiro con su aspecto pálido y demacrado, pasando por todos los puntos intermedios posibles.

A diferencia del proceso de maquillado convencional, en el mundo de la caracterización profesional el maquillaje se debe aplicar a todas las zonas de la piel que van a quedar (o pueden quedar) visibles, y también sobre cualquier añadido que se haya podido incluir en el cuerpo, por lo que en numerosas ocasiones se trata de un proceso que requiere mucho tiempo y trabajo.

A la hora de utilizar este elemento se va a poder optar entre diferentes posibilidades dependiendo del tipo de trabajo y resultado que se quiera obtener. Podemos encontrar, por ejemplo, maquillajes al agua, maquillajes en crema, maquillajes en polvo, maquillajes fluidos, maquillajes capilares, bases, coloretes... Además, para poder aplicar correctamente todos estos productos se van a necesitar una serie de útiles o herramientas, como son las brochas, los pinceles, las borlas, esponjas... cada una de ellas con una función específica y apta para determinados tipos de maquillaje, que permitirá obtener el efecto buscado sobre nuestra piel.

Pinturas

Para la caracterización profesional necesitas pinturas

Las pinturas pueden constituir un complemento al maquillaje, de forma que solo se utilizarán en determinadas zonas, o bien pueden suponer la base de la caracterización, de forma que se utilizarán para realizar diferentes decorados o efectos sobre la piel. Seguramente conozcamos la técnica del body-painting, mediante la cual la piel puede adquirir infinitas tonalidades, texturas y aspectos, llegando al punto de que personas completamente desnudas dan la sensación de estar vestidas o de llevar cualquier tipo de elemento sobre su cuerpo.

Las pinturas son un elemento que, con la correcta utilización y una muy buena técnica, pueden ofrecer resultados asombrosos sin tener que recurrir a otro tipo de productos.

Implantes y prótesis en diferentes partes del cuerpo

Para la caracterización profesional necesitas implantes y protesis

La única manera de simular que un personaje cuenta con tres brazos, con una joroba, con una cabeza adicional anexionada al cuello, con una gran nariz de bruja, o con cualquier otro elemento necesario para su correcta caracterización, es mediante la utilización de prótesis e implantes colocados sobre el cuerpo.

Uno de los materiales con los que suelen estar fabricados estos elementos es el látex, ya que es un material altamente moldeable y ligero, de manera que cuando se coloca sobre cualquier persona esta no padece la incomodidad de llevar "algo adosado" a su cuerpo.

Para casos de añadidos de gran envergadura se suele utilizar la espuma foam, un material ligero y con muy buena consistencia que permite incorporar grandes estructuras al cuerpo de la persona sin añadirle un peso desproporcionado.

Por lo general, cuando se desea anexionar cualquier tipo de añadido sobre el cuerpo se utiliza un pegamento especial de manera que permite fijar el producto sobre la piel durante unas cuantas horas, y eliminarlo posteriormente de manera sencilla y sin perjuicio ninguno para la piel.

Lo más habitual es que cuando se adquiere cualquier prótesis o implante, este venga sin colorear y será de color blanco o rosado. En estos casos, que como ya hemos dicho serán la inmensa mayoría, el caracterizador o caracterizadora profesional deberán maquillar o pintar también estos elementos.

Dentro de este apartado podemos incluir el de las heridas. La mejor manera de simular una herida impactante es mediante una prótesis de látex (aunque no es la única manera), ya que así se podrá dotar de relieve y textura, algo sumamente importante si estamos buscando el mayor realismo y que no podremos obtener mediante las pinturas. Las prótesis de heridas se aplican a modo de parche, de manera que se debe trabajar especialmente en el contorno de la pieza para conseguir que no se aprecie dónde empieza la piel de la persona y donde empieza el látex de la herida.

Vestuario

Para la caracterización profesional necesitas vestuario

El vestuario es, quizá, el elemento más sencillo de utilizar y el que cualquier persona ha utilizado alguna vez para confeccionar cualquier disfraz. Se trata de un componente básico que permite dotar a cada personaje de una esencia determinada.

La variedad de vestuario que se puede utilizar es, como podemos imaginar, tan grande como personajes existen y no existen, es decir, aquellos creados por inventiva propia de los propios caracterizadores o guionistas en el caso de las artes escénicas.

Utilizar un vestuario de calidad resulta fundamental para conseguir un efecto realista de gran magnitud por lo que, pese a tratarse de un elemento de fácil utilización, se debe tener muy en cuenta este aspecto. Un excelente trabajo de maquillado y pintura puede verse mermado por el uso de prendas características de mala calidad que otorguen al conjunto creado un aspecto de "disfraz de fiesta" y, además, no debemos olvidar que el vestuario es la característica más importante de determinados personajes ya creados.

Máscaras

Para la caracterización profesional necesitas mascaras

Dentro de la categoría de las prótesis e implantes de látex se podría incluir el de las máscaras, pero debido a la importancia que tienen estas en el mundo de la caracterización merecen un apartado propio.

Las máscaras se utilizan, generalmente, cuando se desea modificar de una manera exagerada el rostro de una persona para poder simular diversos efectos o personalidades. Ofrecen la ventaja de que con un solo elemento conseguimos el efecto buscado en toda la cabeza de la persona que se va a caracterizar sin tener que recurrir a sesiones de peluquería o a añadir diferentes elementos por separado.

Lo más habitual es que también se encuentren fabricadas en látex ya que permiten adaptarse perfectamente al rostro de la persona que la va a portar sin causarle molestia alguna, pero también pueden estar fabricadas de otros materiales como el plástico, cartón o vinilo. El hecho de que una máscara esté fabricada en uno u otro material va a depender del tipo de personaje al cual esté destinada a representar.

Las máscaras de látex, al igual que ocurría con las prótesis e implantes, suelen venir sin colorear para aplicar sobre ellas las tonalidades deseadas una vez puestas sobre el rostro de la persona.

Sesiones de peluquería

Para la caracterización profesional necesitas sesiones de peluqueria

Si ya hemos comentado que la vestimenta es una parte importantísima de cualquier caracterización, todo lo referente al apartado de peluquería y tratamiento del cabello no va a ser menos, y cuando nos referimos al cabello estamos hablando tanto de peinarlo, teñirlo, cortarlo, extenderlo o... eliminarlo (pero siempre, o casi siempre, de manera ficticia).

No van a ser pocas las ocasiones en que para caracterizar a una persona se deba realizar un peinado de una manera concreta, ondularlo, alisarlo... ya que el personaje que se intenta representar así lo requiere. Es probable también que se necesite teñirlo o colorearlo para, por ejemplo, simular un cabello canoso.

Cuando se trata de representar papeles de cierta importancia o durante un tiempo prolongado en producciones teatrales, cinematográficas y televisivas, se puede dar el caso de tener que cortar el cabello; y en los casos en los que el personaje deba ser calvo o calva por lo general no se recurre al rapado completo del mismo, sino que se utilizan calvas postizas que consiguen un efecto realista y que ofrecen la posibilidad de mostrar a los actores o actrices durante una misma producción de dos maneras diferentes (con pelo y sin pelo). En este caso sí que puede darse la posibilidad de que cuando se trata de hombres, no les importe perder todo su cabello por cuestiones del guion.

Y de la misma forma que puede surgir la necesidad de eliminar todo el pelo, puede darse el caso contrario: que se requiera extenderlo. Para ello se utilizan extensiones y añadidos a los que se les dota de la misma coloración que el cabello de la persona.

Lentillas y accesorios

Para la caracterización profesional necesitas lentillas de colores o con efectos

¿Qué mejor manera de conseguir un efecto más realista en una caracterización sobre un hombre-gato, mujer serpiente o zombi que utilizando unas lentillas especiales? Seguro que en más de una ocasión hemos tenido la oportunidad de ver, bien en vivo o a través de la televisión, este tipo de lentillas que permiten convertir a nuestros ojos en los de un gato con sus pupilas alargadas; en los de un zombi dejándolos prácticamente blancos; u otorgarles colores extremadamente raros para conseguir efectos increíbles.

Las lentillas son un pequeño elemento que ofrecen un gran efecto sobre el conjunto empleado para realizar la caracterización y, por ello, son muy empleadas, especialmente en las caracterizaciones de seres fantásticos.

Además de las lentillas, durante el proceso de caracterización se van a poder emplear muchísimos otros elementos, productos y accesorios para, por ejemplo, simular una dentadura ennegrecida y en mal estado, uñas largas o amarilleadas, pelo en diferentes zonas del cuerpo, líquidos con un color y textura similar a los de la sangre u otro tipo de líquidos y fluidos...

La carne y piel artificial suponen un recurso empleado para la recreación de diferentes tipos de heridas y formaciones sobre la propia piel de la persona, de manera que ofrecen a los caracterizadores la total libertad de crearlas a su gusto y antojo, algo que no permiten las heridas de látex que ya hemos comentado anteriormente.

Productos para el modelado

Para la caracterización profesional necesitas productos para el modelado

Hasta el momento hemos visto una serie de productos y elementos que se pueden adquirir en cualquier establecimiento o comercio especializado en la caracterización de personajes. Pero, ¿qué ocurre cuando el personaje que queremos crear no existe todavía?

En estos casos lo que se suele hacer es crear nuestras propias máscaras o accesorios de látex o espuma foam mediante moldes realizados en escayola o arcilla. Para realizar este proceso se requiere una gran habilidad, tanto para la realización del molde como para la confección de la máscara o elemento a utilizar en nuestra caracterización, siendo las primeras las que más dificultad entrañan ya que deberán ser exactamente como se requiere y, además, de deberán adaptar perfectamente a la persona que la ha de llevar.

En cualquier caso, la realización de este tipo de elementos forma parte del trabajo cotidiano de cualquier caracterizador o caracterizadora profesional, y a base de práctica, unida a una buena formación, el resultado conseguido será de una calidad excepcional.