Pintalabios. ¿Qué tipo elegir, y cuáles son sus características?

Pintalabios. ¿Qué tipo elegir, y cuáles son sus características?
Pintalabios. ¿Qué tipo elegir, y cuáles son sus características?

Al finalizar un trabajo de maquillado sobre una mujer, uno de los elementos que más suelen llamar la atención son los labios, especialmente cuando se ha escogido un color llamativo y acorde al conjunto creado en dicho trabajo.

El hecho de escoger el pintalabios ideal para un trabajo de maquillaje, bien sea profesional o personal, puede suponer una pequeña odisea ya que en un primer vistazo se podrá observar que existen decenas y decenas de colores, y dentro de cada color diferentes tonalidades para luego continuar con diferentes acabados.

Pero el dilema de escoger el pintalabios adecuado no termina aquí, ya que además de los colores y de los acabados encontraremos con que tenemos a nuestra disposición diferentes tipos de texturas o productos, los cuales no resultan adecuados ni para todas las personas, ni para todas las situaciones.

Por lo tanto, estamos ante un pequeño escaparate incluido dentro del amplio mundo del maquillaje, que contiene un gran número de productos los cuales es más que recomendable conocer para saber elegir cual es el adecuado en función de diferentes factores como son el tipo de labios sobre el cual se va a trabajar, el tipo de evento al que se va a asistir, o la edad de la persona sobre la cual se va a aplicar.

El pintalabios. ¿Qué es?

El pintalabios. ¿Qué es?

Todo el mundo reconoce perfectamente un pintalabios cuando se encuentra delante de uno, eso es evidente; pero resulta conveniente profundizar un poco más y conocer otros aspectos relacionados con este producto.

El pintalabios, también conocido como barra de labios o lápiz labial, es un producto cosmético es cual sirve, como no podía ser de otra forma, para dar color a los labios. El formato más habitual de este producto es el de un pequeño stick de forma cilíndrica, el cual posee una base giratoria que sirve para extraer o retraer el producto pintalabios en sí a la hora de emplearlo o guardarlo.

La composición de un pintalabios va a ser variable en función del tipo de producto que se haya escogido, pero en general todos ellos cuentan entre sus productos principales con ceras, aceites y pigmentos colorantes, los cuales serán variables en función del color que ofrezca el producto.

Como dato curioso, algunos de estos pigmentos colorantes son de origen animal, más concretamente de los insectos, ya que los tonos carmín se obtienen a partir de las cochinillas que habitan en los cactus. Otro colorante empleado es la eosina, un polvo derivado de la acción que ejerce el mineral bromo sobre un elemento llamado fluoresceína, el cual otorga un color rosa intenso.

La función de las ceras es la de ofrecer consistencia a la barra de producto, y son de origen animal o vegetal, ya que algunas de las más empleadas son la cera de abeja; la lanolina, obtenida de la producción de unas glándulas que poseen animales como las cabras o las ovejas; o la cera de palma carnauba, una especia de palmera típica de Sudamérica.

Por último, los aceites tienen la misión de otorgar suavidad y un efecto brillante al producto. Los más habituales son los aceites de jojoba o los de ricino, ambos vegetales, aunque también se emplean aceites derivados del petróleo.

Hasta aquí hemos conocido los componentes básicos de una barra de labios; pero cada fabricante añade a estos otros tipos de componentes para diferenciar su producto y conseguir características diferentes, como por ejemplo protectores solares o perfumes.

Un poco de historia acerca de las barras de labios

Un poco de historia acerca de las barras de labios

El hecho de darle color a los labios se remonta, como es habitual en casi cualquier aspecto del maquillado, al antiguo Egipto, época en la cual se empleaban diferentes pigmentos vegetales para conseguir este propósito.

No fue hasta finales del siglo XIX cuando el pintalabios comenzó a ser algo habitual en las perfumerías de la mayor parte de los países europeos y en los Estados Unidos. Durante este período, el pintalabios consistía en un producto similar al empleado hoy en día, con la diferencia de que no contaba con el elemento regulador, sino que iba envuelto en un papel o guardado en un frasco.

El tubo regulador apareció a principios del siglo XX, y en los años 30 ya era un cosmético habitual en el repertorio de cualquier mujer.

¿Qué tipos de pintalabios existen, y cuáles son sus características?

La oferta disponible de este tipo de cosméticos es bastante amplia. En un primer momento nos puede llamar la atención la gran cantidad de colores y tonos a elegir; pero dentro de esta amplia gama, podremos encontrar también diferentes acabados y, por último, diferentes productos en cuanto a composición se refieren.

Cada uno de estos productos va a resultar ser apropiado para un determinado tipo de labios, y para conseguir un acabado final característico, por lo que si buscamos que los labios destaquen enormemente deberemos escoger un tipo de barra de labios, mientras que si buscamos un acabado más discreto deberemos optar por otro tipo diferente.

La primera distinción que se debe realizar es en cuanto a tipo de producto, ya que podemos adquirir un pintalabios en barra, el cual es el más habitual y popular, pero debemos saber que también existen los pintalabios líquidos.

Una vez se ha optado por un tipo de pintalabios será el turno de elegir su textura, algo importante ya que de ello dependerá que el efecto conseguido sea más marcado o más suavizado, y también influirá en su duración y fijación sobre la piel.

La duración que presenta un pintalabios es una característica importante a tener en cuenta, ya que cualquier roce puede dar lugar a que este se expanda por alrededor de los labios, debiendo ser necesario realizar los retoques correspondientes.

Por último, se deberá elegir el acabado que se desea obtener, generalmente mate o brillante.

Pintalabios en barra

Tipos de pintalabios - En barra

Se trata del tipo de pintalabios más habitual y el que más se acostumbra a ver y emplear en los trabajos de maquillado. Consiste, como ya se ha explicado anteriormente, de un producto en forma de barra o stick el cual va ubicado en un tubo que permite extraerlo o retraerlo del mismo mediante el giro de su base.

El formato en barra de los pintalabios lo convierten en un producto muy cómodo, tanto de utilizar como de transportar en cualquier bolso, estuche o neceser, por lo que una vez aplicado en casa es posible llevarlo consigo por si hiciera falta utilizarlo de nuevo durante la jornada.

Dentro de este tipo de formato existen diferentes tres productos diferenciados que van a mostrar diferentes cualidades y, por lo tanto, van a ofrecer acabados distintos.

Pintalabios en barra de textura cremosa

Tipos de pintalabios - En barra de textura cremosa

Este tipo es, por llamarlo de alguna manera, el típico pintalabios o el estándar de toda la vida. El acabado obtenido con este producto es generalmente opaco y con un color intenso.

Debido a la textura cremosa que presentan resulta muy sencillo deslizarlo sobre los labios, por lo que son fáciles de aplicar. Además, gracias a esta cremosidad, proporcionan cierto grado de hidratación a los labios, algo que resulta de agradecer ya que las pequeñas grietas que se forman en la piel debido a la sequedad de esta se pueden ver acentuadas cuando se aplica algún producto sobre ellas.

Los pintalabios de textura cremosa tienen una duración media, de manera que, por un lado, cuanto más opaco sea el color que ofrece, mayor será su duración; y por otro lado, cuanto mayor sea su cremosidad, menor será su duración, ya que será más fácil que el producto se mueva sobre la piel o quede adherido a cualquier elemento que toque los labios.

Pintalabios en barra de acabado mate

Tipos de pintalabios - En barra de acabado mate

El acabado mate es una de las tendencias más empleadas en la actualidad. El acabado que ofrecen es el de, evidentemente, un color mate pero muy intenso, debido a que en su composición se incluye una mayor pigmentación que en otros tipos de pintalabios. Por lo general, con realizar una única pasada sobre el labio este ya queda totalmente cubierto.

A consecuencia de la densidad de color que ofrecen, son muy opacos una vez han sido aplicados sobre el labio y, a diferencia de las barras de textura cremosa, se deslizan con bastante dificultad sobre la piel. Otra diferencia que presentan estos pintalabios es que no ofrecen ese punto hidratante que encontrábamos también en las barras cremosas, sino que tienden a resecar ligeramente la piel. Por lo tanto, estamos ante un tipo de pintalabios que no va a resultar adecuado para aquellas mujeres cuyos labios tiendan a agrietarse con facilidad, ya que su aplicación realzará enormemente dichas grietas.

En el lado positivo encontramos que la duración ofrecida es muy alta, ya que el producto queda firmemente fijado a la piel del labio, por lo que no existirán problemas al beber en vasos o limpiarse con una servilleta.

Pintalabios en barra de acabado brillante

Tipos de pintalabios - En barra de acabado brillante

A este tipo de acabado también suele referirse como acabado gloss. Su textura es muy similar a la que presenta una barra de labios cremosa, pero el acabado final obtenido es el de un color brillante debido a la presencia en la composición del producto de agentes emolientes.

Por lo general, contienen una menor pigmentación que el resto de pintalabios en barra disponibles en el mercado, aunque existen productos concretos en los que el contenido de pigmentos en mayor consiguiendo un color muy opaco.

Como desventaja, se puede decir que este tipo de pintalabios tienen la menor durabilidad de entre los pintalabios en barra disponibles, siendo relativamente fácil que terminen saliéndose de la zona de aplicación en el labio manchando los alrededores.

Pintalabios líquidos

Tipos de pintalabios - Líquidos

El segundo tipo de pintalabios disponible en el mercado es el pintalabios líquido. Su formato es totalmente diferente al pintalabios en barra, asemejándose más al aspecto de un pintauñas.

Consisten en un pequeño frasco, en el cual se introduce un pincel de reducidas dimensiones utilizado para la aplicación del producto. En los últimos años, este tipo de pintalabios ha sufrido un importante auge de su popularidad y, como en el caso de las barras de labios, se pueden encontrar diferentes tipos.

Pintalabios líquido de efecto cremoso

Tipos de pintalabios - líquido de efecto cremoso

Este producto viene a ser el equivalente líquido del pintalabios en barra cremoso. El acabado final que ofrece es muy similar, con un color algo más opaco, y una durabilidad prácticamente idéntica, es decir, se encuentra en un término medio, y también dejarán marca allá donde rocen los labios.

Debido a la textura cremosa resultan muy cómodos de aplicar.

Pintalabios líquido de efecto mate

Tipos de pintalabios - líquido de efecto mate

Uno de los cosméticos más de moda en la actualidad. Este tipo de pintalabios es, posiblemente, el que mayor intensidad de color ofrezca de todos los disponibles en el mercado, ya que en su composición se incluye una elevada cantidad de pigmentos.

A diferencia de las barras de labios con acabado mate, este tipo de pintalabios líquido se aplica de forma muy cómoda gracias al pincel aplicador que incorporan. En el mismo momento de aplicar el producto, el efecto que se percibe es muy brillante, pero en cuestión de segundos aparecerá el efecto mate que caracteriza a este cosmético.

Este efecto mate va a tener, como consecuencia, una mayor incomodidad una vez el producto ha sido aplicado, ya que tienden a resecar bastante los labios, Este hecho limita el número de mujeres que pueden usar este producto, ya que en aquellos labios en los que de manera natural se aprecien grietas, al aplicar este tipo de pintalabios se marcarán mucho más.

En el lado positivo encontramos que la durabilidad de estos pintalabios es extraordinariamente elevada, y que el color ofrecido es muy opaco, sin manchar allá donde toquen los labios.

Tintes de labios

Tipos de pintalabios - Tintes de labios

Otro tipo de producto disponible son los tintes de labios. Resultan ser un tipo de cosmético muy similar al pintalabios líquido, pero su acabado es mucho más ligero, dando la sensación de no llevar ningún producto aplicado en los labios.

El efecto que realizan es el de tintar el labio, por lo que su duración es bastante elevada, además de no resecar la piel, como si ocurre con los productos efecto mate.

Como ventaja añadida, ofrecen un acabado intermedio entre el efecto brillo y el efecto mate, por lo que la imagen que ofrecen es mucho más natural. Además, este producto también es posible utilizarlo como tinte de mejillas en sustitución del maquillaje.

Pintalabios en crema

Tipos de pintalabios - En crema

Producto menos habitual que los explicados anteriormente. Se trata, básicamente, del pintalabios en barra cremoso pero presentado en un formato similar al de un estuche de maquillaje con una textura muy cremosa. Por lo general, en los estuches de este tipo de pintalabios vienen varias tonalidades pertenecientes a una misma gama de color.

Para su aplicación se requiere de un pincel aplicador, algo que suele resultar más incómodo que utilizar un pintalabios en barra. En cuanto a durabilidad, será algo menor que la de las barras.

Pintalabios en lápiz

Tipos de pintalabios - En lápiz

Formato también algo particular y menos habitual que las barras o los líquidos. Se trata de un cosmético a medio camino entre un perfilador labial y un pintalabios en barra, ya que presenta el formato del primero, con la textura del segundo.

Consiste en un lápiz cuya mina es un pintalabios en barra, pudiendo escoger entre los mismos acabados o efectos.

La ventaja que presenta este tipo de pintalabios es que, gracias a su formato, permite trazar con una mayor precisión y, en muchas ocasiones, evita tener que utilizar el perfilador.