Tipos de rostro femenino que podemos encontrar y maquillaje adecuado para cada uno de ellos

Tipos de rostro femenino que podemos encontrar y maquillaje adecuado para cada uno de ellos
Tipos de rostro femenino que podemos encontrar y maquillaje adecuado para cada uno de ellos

Como bien sabemos, no existen dos personas iguales, ya que cada una tiene diferentes características físicas y psicológicas, y la combinación y posibilidades posibles entre todas ellas harán que esta frase con la que comenzamos este artículo se cumpla prácticamente en el 100% de las ocasiones.

Sin embargo, y a pesar de esta infinita variabilidad entre cada persona, sí que es posible realizar clasificaciones o agrupaciones en base a diferentes características o cualidades, por ejemplo, personas de pelo claro u oscuro, personas de pelo liso o rizado, personas de piel clara u oscura, personas altas o bajas... Podríamos estar enumerando ejemplos similares hasta llenar un buen número de páginas; sin embargo, en determinados ámbitos interesa acotar este número de características, como es el caso del maquillaje profesional.

En este ámbito, el principal protagonista y el que va a requerir la mayor parte del trabajo es el rostro, y la primera distinción que se hará será si se va a trabajar sobre un rostro masculino o femenino, ya que es algo que marcará en gran medida la forma en que se va a maquillar.

En este artículo nos centraremos en el segundo caso: el de los rostros femeninos, y la segunda distinción que podemos realizar es dependiendo del tipo de rostro que posea la persona que requiere de nuestros servicios.

Volviendo y "adaptando" la frase con la que hemos comenzado, podemos decir que no existen dos rostros iguales (bueno, sí, en el caso de las personas gemelas puede ser posible y lo tomaremos como la excepción), pero que todos y cada uno de ellos se pueden agrupar en categorías formadas por los diferentes tipos de rostro en función de su forma y proporciones.

El número de tipologías que compone esta categoría es notable y sobre cada uno de ellos resultará más adecuado aplicar un tipo de maquillaje para, por ejemplo, resaltar unas determinadas facciones o justamente lo contrario, minimizarlas o hacer que pasen más desapercibidas.

Este tipo de distinción, y la forma de trabajar sobre cada tipo de rostro, es algo que cualquier maquillador o maquilladora profesional debe ser capaz de realizar en los primeros segundos en los que tiene delante a la persona sobre la cual va a trabajar para poder sacarle el máximo partido y que el trabajo final sea de un grandísimo nivel.

Pero no solo el maquillaje va a jugar un papel importante, otros factores, como el tipo de corte de pelo y peinado escogido van a tener una enorme influencia que se deberá tener en cuenta y combinar con un maquillado adecuado para que el conjunto resulte el mejor de los posibles. Un excelente trabajo de maquillado, en algunas ocasiones, puede verse minimizado por un corte de pelo poco adecuado o favorecedor.

El tipo de rostro femenino depende de las proporciones y las formas que lo conforman

Como ya hemos comentado, el tipo de rostro vendrá marcado por las proporciones y formas de las diferentes partes que lo conforman. Muy seguramente este aspecto es algo de que nos hayamos percatado ya anteriormente y recordemos a personas que poseen un rostro más redondeado, otras más alargado, otras en un término medio más equilibrado, personas con un rostro de aspecto más cuadrangular, facciones más suavizadas o marcadas...

Todo ello, como decimos, es fruto de las diferentes proporciones, y dentro del sector femenino abundarán más unos tipos que otros, pero prácticamente todos tienen representación dentro de este grupo, y siendo cada uno de ellos los siguientes:

Redondo

Tipos de rostro femenino - Redondo

Uno de los más habituales y fácilmente reconocibles. Su forma, como no podría ser de otra manera, es la de un círculo perfectamente identificable. Este tipo de forma de cara evoca una sensación de juventud o niñez debido a la suavidad de sus formas. La región que abarca los ojos y los pómulos será la que mayor atención capten.

Las personas con este tipo de rostro, además de tener en cuenta los factores asociados al maquillaje, deberán evitar realizarse cortes de pelo con el flequillo corto (y, en general, cortes de pelo muy cortos) ya que ello provocaría una sensación de acortamiento de la cara, además de evitar también las monturas de gafas de formas redondeadas.

Peinados con cierto volumen en su parte superior que va decreciendo conforme vamos bajando serán los que se deben buscar, y preferiblemente con la raya a un lado.

Lo que se debe intentar buscar es romper con la simetría de forma que presentan, ya que de por sí tienen prácticamente la misma altura que anchura.

Recomendaciones a la hora de maquillar este tipo de rostro: Mediante la aplicación de correctores de luz y sombra se deberá intentar crear un efecto de alargamiento del rostro. Para ello, se deberá aplicar el corrector oscuro en las zonas laterales de la cara, siendo un punto de gran importancia la zona comprendida entre las orejas y el mentón.

Cuando se deban crear líneas con diferentes elementos como los coloretes, se buscarán las formas oblicuas, evitando totalmente las horizontales. Con ello se conseguirá crear ese efecto de alargamiento buscado. Las mismas pautas se deberán seguir para la aplicación de sombras de ojos, creando líneas ascendentes.

Otro punto que se debe tener muy en cuenta a la hora de considerar las líneas creadas en el rostro son las cejas. Estas juegan un importante papel en la apariencia global de la cara, y su forma influirá en el conjunto del trabajo de maquillaje conseguido.

En el caso de los rostros redondos, se debe evitar que las cejar formen una línea totalmente horizontal. Se deberá buscar, como ya hemos comentado, las formas ligeramente ascendentes.

Corazón o triángulo invertido

Tipos de rostro femenino - Corazón o triangulo invertido

Para identificar este tipo de rostro, en el primer aspecto que nos deberemos fijar es en las proporciones de la frente y la mandíbula. Si la frente resulta ser notablemente más ancha que la mandíbula, la cual termina casi en punta, estaremos ante un rostro en forma de corazón. Además, los pómulos suelen estar notablemente marcados, lo que favorece este aspecto o sensación de forma de corazón.

Como recomendaciones complementarias al maquillaje, se suelen emplear cortes de pelo con abundante volumen en la zona inferior de las mandíbulas, mientras que en la zona superior se retira parte de este volumen. Con ello, lo que se consigue es igualar las proporciones y nunca exagerarlas.

Se deben buscar flequillos largos, preferiblemente con orientación hacia algún lateral.

Recomendaciones a la hora de maquillar este tipo de rostro: En este caso, al tratarse de un tipo de rostro más estrecho en la zona inferior que en la superior, deberemos jugar con los correctores de luz y sombra para equilibrar estas proporciones.

Para conseguir este efecto, el corrector claro se deberá aplicar en la zona comprendida entre las mejillas y el mentón. Cuando la diferencia de proporciones sea notable, se puede aplicar también algo de corrector oscuro en la zona de las sienes para conseguir un efecto de igualado aún mayor.

A la hora de crear líneas se debe actuar con cierta precaución. Estas no deben ser totalmente horizontales, pero tampoco deben tener una elevada orientación oblicua. Deben ser direccionadas de forma muy suave.

Cuando se trate de marcar y perfilar las cejas, los mejores resultados se obtendrán con longitudes no muy excesivas.

Cuadrado

Tipos de rostro femenino - Cuadrado

Otro tipo de rostro muy fácilmente identificable de la misma forma que ocurría con el redondo, ya que en este caso nos encontramos ante unas formas que recuerdan claramente a un cuadrado.

La principal característica que le otorga esta sensación es la forma del mentón, el cual es ancho y anguloso quedando muy igualado formando una línea vertical con cada lado de la frente y los pómulos. Se puede decir que resultan todo lo opuesto a un rostro redondo, y como consecuencia de ello, las facciones y rasgos en este tipo de caras quedan muy marcadas, ofreciendo una imagen más dura que puede acabar siendo algo masculina, por lo que debe buscar suavizarlas.

En esta categoría se pueden encontrar dos casos; uno, el de un rostro cuadrado propiamente dicho en el que la altura y la anchura resultan similares; o por otro lado un rostro rectangular, en el que la altura es sensiblemente mayor a la anchura; aunque ambos presentan el mismo tipo de características en cuanto a tratamiento en peinado y maquillaje.

Para conseguir suavizar estas formas se deben buscar peinados y cortes de pelo que consigan tapar los laterales de la mandíbula, con ciertas ondulaciones a ser posible, y que tengan cierto volumen en su parte superior. El flequillo se recomienda que se oriente hacia algún lado en lugar de peinarlo recto. Cortes de pelo excesivamente cortos remarcaran este carácter o imagen de dureza.

Recomendaciones a la hora de maquillar este tipo de rostro: Se debe buscar crear un efecto de mayor estrechez mediante el uso de correctores de luz y sombra. Para ello, el corrector oscuro se aplicará en la zona lateral de la cara, especialmente en la zona inferior del mentón.

En el momento de crear líneas de color en diferentes puntos, se deberá evitar aquellas completamente horizontales o verticales. Los coloretes se deberán aplicar de forma oblicua, de igual forma que se deberá hacer con la sombra de ojos y con la forma de las cejas.

Ovalado

Tipos de rostro femenino - Ovalado

Tratamos ahora el que se considera el tipo de rostro más equilibrado o armónico, con las formas más adecuadas. Gracias a este equilibrio de proporciones, las personas con este tipo de rostro pueden llevar casi todo tipo de peinados.

En general se trata de caras más largas que anchas, pero no en exceso, y la frente ligeramente más ancha que la mandíbula.

Pese a esta libertad existente a la hora de escoger un corte de pelo, se recomienda no ocultar parte de la cara con el flequillo. Se puede optar por resaltar ciertas zonas y para ello tan solo se deberá dejar mayor cantidad de volumen de peinado en ellas.

Recomendaciones a la hora de maquillar este tipo de rostro: lo más habitual es intentar resaltar puntos como los ojos, los labios o los pómulos, aplicando para estos últimos algo de contorno en la zona inferior de las mejillas y algo de brillo en la zona superior. En realidad, debido a la armonía de sus proporciones, no se requieren grandes retoques o correcciones, y en el que casi todo tipo de trabajos resultarán satisfactorios.

Triangular

Tipos de rostro femenino - Triangular

Seguimos con la variedad de formas geométricas, y en este caso nos encontramos ante un tipo de rostro con las características inversas al de corazón tratado anteriormente. También son conocidos como rostros en forma de pera.

La principal característica es que, en este caso, la frente es más estrecha que la mandíbula, de manera que sus proporciones nos recuerdan exactamente a esto: un triángulo o bien a una pera. Por lo general su altura suele mayor que su anchura y pese a la diferencia de dimensiones, la frente es la zona que mayor atención tiende a captar.

A la hora de escoger un peinado se debe buscar obtener cierto volumen a la altura de las sienes y, siempre que sea posible, mantener la frente despejada evitando cubrirla con flequillos. Los cortes de pelo a media altura serán los más preferibles.

Se deberá evitar cortes de pelo que ofrezcan demasiado volumen a la altura de la mandíbula, zona ya de por sí con notable representación.

Recomendaciones a la hora de maquillar este tipo de rostro: Cuando se aplique el corrector de sombras e iluminación, se deberá emplear el corrector claro en la zona de la frente, y el corrector oscuro en la zona correspondiente a la mandíbula o mentón. Con ello lo que se conseguirá es el equilibrado de las proporciones de estas dos regiones.

Cuando se deban crear líneas empleando el colorete y la sombra de ojos, los resultados más favorecedores serán aquellos resultantes de aplicar estos elementos de manera oblicua, huyendo de las líneas totalmente horizontales o verticales.

Alargado

Tipos de rostro femenino - Alargado

Tipología muy fácil de identificar en un primer vistazo. Por lo general suelen ser caras delgadas con una frente algo estrecha acompañada de una barbilla también estrecha. La sensación de alargamiento se complementa con unos pómulos no muy separados y que quedan muy en línea con los extremos de la frente.

Lo que se debe buscar a la hora de escoger un peinado para este tipo de caras es ganar en anchura y perder en longitud. Para ello se deben buscar peinados con flequillo largo y abundante volumen en las zonas laterales a la altura de la cara, por lo que se suele recurrir a los peinados rizados u ondulados. La longitud del pelo no deberá superar a la de la cara, ya que esto provocaría una sensación aún mayor de alargamiento, en incluso puede resultar favorecedor un corte algo corto.

Se deben evitar también los peinados con demasiado volumen en la zona superior.

Recomendaciones a la hora de maquillar este tipo de rostro: En este caso nos encontramos ante un mayor protagonismo del eje vertical frente al horizontal.

Con la aplicación de corrector de sombras se deberá buscar un efecto que ensanche la cara, aplicando corrector oscuro en la frente y, en algunas ocasiones, en la barbilla. El corrector claro se deberá aplicar en la zona de los pómulos.

A la hora de crear líneas se debe buscar crear el mayor número posible de horizontales, evitando las verticales. Las sombras de ojos pueden prolongarse hacia la zona exterior de los mismos, pero teniendo la precaución de que no formen una línea ascendente. Mismo caso ocurre con las cejas, las cuales se debe buscar que formen líneas horizontales. Aplicando colorete en las mejillas seguiremos el mismo patrón, intentando crear estas líneas horizontales.

Diamante

Tipos de rostro femenino - Diamante

Último de los tipos de rostro que nos podremos encontrar para trabajar sobre ellos, y que también recibe el nombre de hexagonal. Se caracterizan por presentar unos pómulos muy marcados y con cierta anchura entre ellos, combinado con una frente y una barbilla algo estrechas.

En general ofrecen un aspecto muy anguloso, con formas algo agresivas y muy marcadas, y lo que se debe buscar a la hora de trabajar sobre ellos es suavizar todas sus formas y líneas.

Los peinados más favorecedores serán aquellos que ofrezcan algo de volumen en la zona superior o en la zona del mentón.

Recomendaciones a la hora de maquillar este tipo de rostro: Cuando se deba utilizar el corrector de luces y sombras se deberá tener en cuenta que la zona que más destaca es la de los pómulos. Por ello, el corrector claro deberá ser aplicado en las sienes y en el mentón, y el corrector oscuro en la zona de los pómulos.

A la hora de crear líneas con colorete o sombra de ojos no existirá ningún problema, pero se obtendrán mejores resultados con líneas oblicuas, pero no muy excesivas o pronunciadas, son con una inclinación muy suave; con ello se conseguirá suavizar las facciones en general, y el mismo criterio se deberá seguir con las cejas. También es posible crear líneas verticales ya que quedan muy bien integradas en este tipo de caras.